Nadie es un extraño, el mundo y tu sois uno.

Insphirados nace bajo el amparo y la bendición de Pujya Swami Rameshwarananda Giri Maharaj, de cuya luz, entrega y sabiduría bebe este blog. Esta plataforma tiene como humilde pretensión ser un lugar de encuentro, de reflexión y de andadura para todos aquellos que bajo la inspiración de Swamiji han decidido ir en busca de la Verdad. Cada cual al ritmo de sus posibilidades, con mayor o menor acierto, con mayor o menor constancia. Todos son bienvenidos.

lunes, 9 de mayo de 2016

Hacer el bien en el exterior no tiene nada de malo, pero no necesariamente resuelve el mal que hay en el interior. Disolver el mal que hay en el interior solo deja el bien como resultado.

Cita de Swami Rameshwarananda Giri Maharaj

sábado, 19 de marzo de 2016

Algo más sobre el Bhagavad Gita: los seis defectos del ego identificado con la materialidad

En su comentario sobre el Bhagavad Gita, Swami Paramahansa Yogananda nos habla de como los seis defectos del ego identificado con la materialidad se hallan infiltrados en el ejército de los kurus, siendo ese ejército de los kurus aquella parte de cada cual que representa las tendencias negativas contra las que tanto nos cuesta luchar y que tanto coartan a menudo nuestra libertad.

Cuando el ego, o consciencia del "yo" ha tomado partido por las fuerzas materialistas de la creación, se dice que adolece de seis defectos (doshas), y sólo después de haber vencido estos defectos puede el hombre adquirir el conocimiento acerca de su verdadera naturaleza: el ama. Veámoslos:
1) Kama, la sensualidad
Con el pretexto de satisfacer sus necesidades, el ego tienta al hombre a buscar permanentemente la autosatisfacción, lo cual trae como resultado el sufrimiento y la aflicción. Kama es el deseo vehemente de entregarse a las tentaciones sensoriales, dejando al margen aquello que daría contento al alma. Se relaciona con el abiso de cualquiera de los sentidos, o de todos ellos, en busca del placer y la autosatisfacción. Así el deseo de posesiones a través de la vista, de la adulación a través del oido o del abiso de comida y bebida por el sentido del gusto.
En ejército de los kurus, Duryodhana, su capitán, es el prototipo de tal defecto, ya que su absolutarenuencia a desprenderse siquiera de una pequeña parte del territorio conduce a su pueblo a la guerra de Kurukshetra.
Kama, el deseo sensual, es capaz de corromprr los instrumentos sensoriales de la persona hasta hacerle expresar sus más bajos instintos.
2) Krodha, la ira
La ira es el resultado del deseo frustrado. Por eso, el rey Dhritarashtra, que representa manas, la mente ciega, tiene como primogénito a Duryodhana, el deseo material, y como segundo hijo a Duhshsasana, que representa la ira.  En el segundo capítulo del Gita, Krishna le explica a Arjuna que la ira ocasiona que el malhechor permanezca envuelto en el engaño, el cual oscurece el recuerdo de cual es el comportamiento correcto del Ser, y hace que se degrade la facultad del discernimiento.
Aún cuando la ira se desate por una razón supuestamente justa, jamás debe sustituir a la calma y el discernimiento.
3) Lobha, la codicia
La codicia es la esclavitud a los caprichos y a los gustos y aversiones ya programados. Crea ina total confisión en la mente entre lo realmente necesario y las "necesidades"superfluas. En el ejército de los kurus, Karna y Vikarna representan el apego y la aversión y, por tanto a lobha.
El ansia incontenible de tener más, aún cuando estemos saciados, guía una conducta codiciosa. En su expresión más ávida y avariciosa, la codicia lleva al robo, la deshonestidad, la esta y, en general, a obtener provecho material a expensas del bienestar de l·los demás.
Krishna advierte a Arjuna en el Gita que las puertas que conducen al infierno son la sensualidad, la ira y la codicia.
4) Moha, el engaño
El ego es la pseudoalma, es decir, la consciencia que se halla bajo la influencia del engaño. El alma y el ego son como la luz y la oscuridad; su coexistencia silta imposible. Tanto el ego como el alma son entidades subjetivamente conscientes, pero el ego tiene nacimiento y está condicionado, en tanto que el alma es inmortal e incondicionada.
Moha es el apego básico del ego, su cohesión indivisible con el engaño. La palabra moha significa engaño, ilusión, ignorancia, desconcierto, obsesión por algo.
Si no existe apego, el ego desaparece.
5) Mada, el orgullo
Este defecto vuelve a la mente estrecha y limitada. Por causa de mada en el ego se despierta la arrogancia, la vanidad, la altivez y un desenfrenado apetito por los deseos e intereses o demandas del "yo, mi, mio".
El orgullo del ego de una persona auhienta a las demás, produciendo en ellas un sentimiento de aversión. Pero np es infrecuente que una persona de gran elevación espiritual pueda caer de un sitio muy encumbrados a causa del orgullo que le producen sus logros.
6) Matsarya, la envidia, el apego material
Matsarya o la envidia del ego,,incita las ansias propias del deseo y hace que a quien se encuentra bajo su influencia

viernes, 12 de febrero de 2016


En el Bhagavad Gita, Arjuna, capitán del ejército de los Pandavas, tiene la fortuna de estar acompañado por Krishna, Dios encarnado, que ejerce como auriga y conduce su carro de combate. Arjuna le pide a Krishna que sitúe el carro de combate entre los dos ejércitos que van a entrar en batalla. Y como se trata de un enfrentamiento entre dos subclanes de una misma estirpe, Arjuna reconoce a ambos lados a parientes que le son queridos.

“Entonces Arjuna vio en ambos ejércitos a padres, hijos, abuelos, nietos, hermanos, tíos, suegros, maestros y amigos.
Cuando Arjuna vio a sus seres queridos encarados unos a otros en líneas de combate, se le inundó el corazón de tristeza, y con desaliento y pesar dijo estas palabras.
                                      Arjuna:
¡Oh, Krishna! Viendo a mis familiares preparados para la batalla, mis párpados desfallecen y se cierran; y mi boca se seca y queda amarga, temblores recorren mi cuerpo y mi cabello se eriza con horror.”


Comentario de Pandu:
Este pasaje, que parece tan remoto, refleja una realidad a la que nos enfrentamos a diario. Pues a diario se nos plantean situaciones que provocan, si uno está lo suficientemente despierto y vivo, la necesidad de una lucha interior que nos abra camino al discernimiento y nos permita tomar las decisiones adecuadas para resolver la situación. Una situación que puede ser tan cotidiana como alimentarnos mejor, hacer ejercicio, minimizar el consumo de tóxicos, o resolver una discusión familiar o en el entorno laboral.
Y en ese pequeño campo de batalla se dan cita nuestros dos ejércitos: uno formado por las tendencias negativas y otro por las positivas. Efectivamente reconocemos a los soldados de ambos ejércitos y nos damos cuenta de cuan familiares nos resultan. Un soldado es el apego, otro la pereza, otro quizás los celos o la ira. No nos resultan extraños, al contrario. Llevan toda una vida con nosotros, sirviéndonos. Muchos de ellos nos han dado un gran rendimiento emocional, por ejemplo situarnos en el papel de víctimas y reclamar de fuera una continuada atención y cariño. Forman parte de nosotros hasta el punto que, a menudo, cuando discutimos con alguien, se nos escapa el famoso: “Mira, es que yo soy así, y siempre lo he sido. Y ahora no voy a cambiar”, o algo parecido. El miedo se apodera de nosotros y no queremos luchar. El cambio posible produce un vértigo insoportable.
Pero si estamos lo suficientemente despiertos, podemos armarnos de valor, porque sabemos, ¡y tanto que lo sabemos!, que el camino que nos ennoblece, a nosotros y a nuestro entorno, es el combate contra aquello que no es bueno para nosotros. Porque el bien es aquello que queda una vez se ha combatido y se ha desterrado el mal.


La intención de este encuentro de trabajo que proponemos es compartir y profundizar en esas claves milenarias que el Bhagavad Gita ofrece con una certeza y una claridad incomparable.

jueves, 4 de febrero de 2016

RETIRO EN MAS CARBÓ DEL 8 AL 10 DE ABRIL





Conxa Devi Kirin Kaur y Víctor Carrera os proponemos unos días de yoga, lectura, reflexión y meditación en un entorno privilegiado, Mas Carbó, una maravillosa masía situada muy cerca de Espinelves (la Selva).

Tomamos como guía para este viaje un libro milenario, el
Bhagavad Gita, y a partir de la lectura de algunos de sus capítulos compartiremos ejercicios y meditaciones que nos conectaran con nuestro "guerrero pacífico", como lo es Arjuna en el texto.

El Bhagavad Gita es una lección de vida ofrecida por Krishna, Dios encarnado, a Arjuna, capitán de un ejército, que representa a cualquiera de nosostros cuando debemos hacer frente a las decisiones más significativas en nuestras vidas.

Habla de nuestra lucha interior y de nuestros miedos. El miedo es solo ilusión, forma parte de la maya de la que todos somos en algún sentido prisioneros. Ese miedo a entrar en batalla, como le pasa a Arjuna, es fruto de nuestro discurso mental, del ruido interior que nos priva del discernimiento. En el Bhagavad Gita Krishna nos muestra, como a Arjuna, cómo disminuir este ruido y llevar paz y calma a nuestra mente.







Inicio retiro 8 abril a las 19,00h -19,30 con llegada y acogida
final retiro 10 abril después de comer

Precio del curso: 80 euros
Precio de alojamiento con pensión completa y comida vegetariana: 100 euros

El curso teórico - práctico será impartido por Víctor Carrera y Conxa Devi Kirin Kaur

Si estás interesado puedes hacer tu pre inscipción en
omyogasantcugat@gmail.com
telf. 675 288 714


lunes, 1 de febrero de 2016

"Se necesita más coraje para escudriñar 
los rincones oscuros de tu propia alma
que para luchar en un campo de batalla."


(W. B. Yeats)

Este es en buena parte el mensaje del Bhagavad Gita

viernes, 29 de enero de 2016

'Los Cuatro Aspectos de la Mente' La Esencia del Bhagavad Gita explicado...

Introducción - La Esencia del Bhagavad Gita Explicado por Paramhansa Yog...





Este es un video de Swami Kriyananda, discípulo de Swami Paramahansa Yogananda, en el que nos deja algunas reflexiones sobre el Bhagavad Gita. Se refiere al sendero espiritual y a la batalla interior que el Bhagavad Gita describe. Una batalla muy dura, que debe afrontarse con una gran determinación, pero que conduce al más precioso de los premios.